Buscar Hoteles

Ubicación:Defensa y Humberto I, San Telmo.

La Plaza Dorrego en realidad es el nombre popular que alcanzó la Plaza Coronel Manuel Dorrego, la cual se encuentra en el corazón del barrio de San Telmo. Recordemos que antes de la epidemia de la fiebre amarilla, el barrio más residencial de Buenos Aires, era el barrio de San Telmo, y esta plaza era el punto principal de encuentro de la antigua sociedad de elite, por lo tanto es, después de la Plaza de Mayo, la más antigua de la ciudad.

Mucho antes que el barrio comenzara a cobrar vida, existían solares, espacios abandonados existentes entre las escasas construcciones que usualmente se usaban como estacionamiento de carretas o depósitos de basura. Cerca del año 1745 esta plaza, denominada Alto de carretas, era parada obligada de carretas traccionadas por bueyes que llevaban frutos desde el interior de país, antes de cruzar el arroyo “Tercero del Sur” (hoy llamado “Pasaje San Lorenzo”) en su viaje hacia el centro de la ciudad.

En 1822 recibió la denominación de Plaza del Comercio y era el segundo mercado de importancia después de la Plaza Mayor. Por esta misma razón en el año 1861 se construyó allí el edificio del Mercado del Comercio, sin embargo tuvo que ser demolido en 1897 por haber sido reemplazo por el Mercado de San Telmo ubicado actualmente en la calle Defensa al 900.

El lugar entonces se convirtió en una plaza con árboles, plantas y senderos que en 1900 adquirió el nombre de Plaza Coronel Manuel Dorrego, en honor a dicho militar.

En el año 1816, cuando Buenos Aires declaró la Independencia Argentina, los celebrantes, luego de festejar en la Plaza Mayor, se digieron a la Plaza Dorrego, por tal movivo, en 1978, este lugar fue declarado Sitio Histórico. Una placa en mayólica sobre la pared de la calle Bethlem recuerda este acontecimiento.

Se trata de una plaza seca, con árboles pero sin ningún otro tipo de vegetación. Está rodeada por paredes que sirven como asientos y algunos pocos bancos de piedra. Como elementos decorativos posee un pequeño aljibe, un mástil con una placa conmemorando las bodas de plata de la Fuerza Aérea Argentina y una placa colocada junto a un pequeño árbol cercado, recordando la desaparición de Adelina Noemí Gargiulo, artesana de la plaza, víctima de la dictadura argentina de aquel entonces.

Sin embargo, actualmente constituye uno de los principales paseos turísticos peatonales de Buenos Aires. Rodeando la plaza se hayan característicos edificios de fines del siglo XIX y XX, sobre la calle Humberto I, se encuentra el conjunto jesuita constituido por la Iglesia de Bethlem, la Parroquia de San Pedro Telmo y el Museo Penitenciario “Antonio Ballve”. Frente a este conjunto está también la Escuela Guillermo Rawson, con sus dos enormes magnolias centenarias de 1800. Estos edificios ubicados sobre la plaza mantienen sus diseños originales gracias a la ayuda de la “Comisión del Museo de la Ciudad”.

A su alrededor se encuentran también cafés, bares y pubs con sus mesas sobre la plaza; casas de antigüedades y artesanías, ateliers de artistas, orfebres, fileteadores y plásticos. Abundan los shows de músicos y baile callejero que se hallan sobre las veredas, como las estatuas vivientes, los bailarines de tango y los músicos que transforman la plaza en un verdadero espacio cultural.

Pero el principal atractivo del lugar es la Feria San Telmo que se lleva a cabo cada fin de semana. La misma fue inaugurada en el año 1970 por propuesta del Museo de la Ciudad con el deseo de construir una sala destinada exclusivamente al arte porteño, ya que por aquel entonces no existía ningún espacio que cumpliera tal función. Con el tiempo la feria creció y se consolidó en lo que es hoy día, una feria que reúne más de 270 puestos y 10 mil visitantes cada domingo de 10 a17 hs., ya que en la actualidad hay muy pocas ferias en el mundo en las que únicamente se encuentren cosas viejas. Aquí se ofrecen desde vitrolas, discos de pasta, ropa antigua, alhajas, fantasías, postales, almanaques, platería, artesanías, libros raros, cubiertos, cristales, relojes, herrajes, lámparas y un sinfín de adornos y curiosidades. Las calles aledañas son ocupadas por puestos los cuales también son recorridos por numerosos turistas tanto del país como del extranjero, que contribuyen a darle a esa zona del barrio una fisonomía muy particular.

Los horarios de la Feria de San Telmo son: Martes a viernes de 10:30 a 19:30, sábados y domingos de 9 a 20 hs.

Para llegar puede tomar cualquiera de las siguientes líneas de colectivo: 22, 24, 28A, 28B, 29, 54, 61, 62, 74, 8 ex 86, 93, 126, 130, 143, 152, 159·